Lost Planet 3

Lost Planet 3

Lost Planet cambia de registro con éxito

La franquicia Lost Planet vuelve a cambiar de registro en Lost Planet 3, un juego que se acerca a la aventura de terror con tintes a-lo-Dead-Space, muy diferente de la acción desenfrenada del primer capítulo o el resbalón cooperativo del segundo. La jugabilidad ha cambiado, siendo ahora un juego de misiones abiertas y mejora de habilidades, orientado también a contar la historia de lo sucedido en el planeta E.D.N. III y sus monstruos: los Akrid. Ver descripción completa

PROS

  • Un buen cambio en la saga
  • Historia interesante
  • Ambientación

CONTRAS

  • Algo lento en el progreso
  • Fallos en la IA
  • Control del Meca

Muy bueno
8

La franquicia Lost Planet vuelve a cambiar de registro en Lost Planet 3, un juego que se acerca a la aventura de terror con tintes a-lo-Dead-Space, muy diferente de la acción desenfrenada del primer capítulo o el resbalón cooperativo del segundo. La jugabilidad ha cambiado, siendo ahora un juego de misiones abiertas y mejora de habilidades, orientado también a contar la historia de lo sucedido en el planeta E.D.N. III y sus monstruos: los Akrid.

Cambio radical

Los fans de la franquicia se sorprenderán por el ritmo de juego, muchísimo más lento que en los anteriores. No solo en la propia historia, que avanza a paso de tortuga, sino en la forma de plantear las misiones, las idas y venidas con el robot Meca, o la frecuencia (e intensidad) de los encuentros con los Akrid. Lost Planet 3 es un juego con un tono serio, más íntimo, con una historia que gira alrededor del protagonista, y que se aleja de la alegría de personajes corales del primer Lost Planet.

Aunque la estructura de juego está a un paso del “juego sandbox” sigue siendo una aventura lineal. Las misiones principales se suceden en orden mientras que en paralelo te ofrecerán submisiones que permanecen activas todo el tiempo. Es decir, puedes cumplirlas al mismo tiempo que te diriges hacia tus objetivos principales y sirven, principalmente, para mejorar en habilidades o ganar dinero.

El mapa del juego se abre poco a poco. Tiene ramificaciones bloqueadas inicialmente y que se van desbloqueando según mejoras el Meca o se cumplen las misiones. Esta forma de plantear la aventura es inédita en la saga y, sinceramente, queda muy bien. Además, aunque el mapa no es laberíntico, el diseño de niveles sí puede resultar desorientador. A esta sensación contribuye la parte gráfica y el trabajo realizado con las tormentas de nieve.

La fórmula de jugar a pie y en Meca, que puedas salir y entrar libremente (según la zona), funciona bastante bien. Debes cuidar del Meca en tus paseos por E.D.N. III para que no se estropee, y también luchar con los Akrid desde una máquina que no está pensada para la guerra. Aunque si por casualidad los monstruos consiguen romper tu máquina no pasa nada, el Meca se auto repara él solo al cabo de un minuto.

En cualquier caso la lucha con los Akrid no es tan intensa como en anteriores Lost Planet. Con el Meca las batallas se ven algo toscas y difíciles, y cuando vas a pie los enemigos se mueven de manera tan excesivamente nerviosa que gastas más munición de la deseada. No me ha quedado claro si esta idea es adrede o fruto de la casualidad pero de todos modos las luchas con los Akrid no son muy satisfactorias. Más bien al contrario, una ligera molestia mientras avanzas por una aventura que es argumentalmente más interesante.

Tanto el Meca como tus armas las puedes mejorar en la base central, a la que debes acudir muy a menudo. En la primera parte del juego te obligan a viajar a pie (o en Meca) de aquí para allá, siendo frustrante y lento todo el proceso de cumplir misiones, volver y que te asignen otro objetivo. Pero a las pocas horas de juego se desbloquea el “viaje rápido” y el juego se hace más ligero.

Mejor a pie que en el Meca

Hay dos formas de jugar en Lost Planet 3: a pie y en el Meca. Cuando vas subido en el Meca la vista es en primera persona, desde dentro. Con los gatillos del gamepad (este juego es mejor con pad) controlas los brazos de la máquina para luchar o defenderte porque no tienes armas. El Meca no es más que tu sistema de transporte por la fría superficie de E.D.N. III y sirve para poco más. En ocasiones te ves forzado a luchar contra los Akrid desde el Meca pero son batallas tortuosas y lentas por culpa de un control poco refinado.

A pie el control es más ágil pero si te alejas del Meca pierdes la conexión de radar y el hud de pantalla, cosa que sucede a menudo. Puedes llevar dos armas grandes y la pistola que tiene munición infinita. También granadas y algunos gadgets como el gancho para escalar (algunas superficies concretas) o un lector de ADN Akrid.

Cuando vas a pie Lost Planet 3 no se diferencia mucho de otros juegos en tercera persona, y se juega igual. Incluso se ha añadido un sistema de coberturas, que no está muy pulido pero que es funcional.

Bien en general pero con algunos fallos

A Lost Planet 3 le ha pasado como a muchos otros juegos de este año. Técnicamente se ve atrapado entre la antigua generación de consolas y la nueva, entre la potencia de los nuevos PCs y los antiguos. Encontrar el equilibrio gráfico en esta época es difícil.

Lost Planet 3 se ve de lujo cuando miras el conjunto pero no tanto cuando inspeccionas de cerca. Cuando montas en el Meca y te metes en una feroz tormenta de nieve, cuando contemplas el paisaje helado de E.D.N. III o cuando luchas con los Akrid todo está bien, muy bien. Pero definitivamente el juego carece de detalle cuando lo contemplas de cerca: las texturas son algo borrosas, la IA de los Akrid deja mucho que desear, las cinemáticas del motor gráfico son robóticas y el juego tiene molestos bugs.

A pesar de todo Lost Planet 3 consigue sumergirte en la aventura porque la ambientación es muy buena. En parte gracias al doblaje al castellano, más que correcto, y a la manera que tiene de enseñarte la humanidad del protagonista. Bastante carismático por cierto.

Conclusión

Lost Planet 3 me ha sorprendido porque, después de haber probado varias betas previas que no me gustaron mucho, al final he descubierto una aventura interesante y divertida. En su contra debo decir que la historia es lenta, y este apartado arrastra al resto de juego y la sucesión de misiones. Por suerte Lost Planet 3 tiene suficiente fuerza como para mantenerte jugando y además perdonarle algunos errores básicos (IA, gráficos, bugs…). Es, en definitiva, una buena precuela.

Lost Planet 3

Descargar

Lost Planet 3